• Liliana Cerdio

5 Lecciones de los Juegos Olímpicos para tu empresa


Los Juegos Olímpicos están lejos de ser perfectos, pero son una de las organizaciones más  antiguas. Han logrado algo que muchos otros no pudieron – han aguantado el paso de los siglos y siguen siendo vigentes, no sólo como evento deportivo, sino económico, donde se mueven varios billones de dólares en cada edición.  Las lecciones que se pueden aprender de ello, son muchas, tanto a nivel del evento como de los competidores, pero nos concentraremos en 5.


1. Ejecución y tolerancia bajo presión:

Cada cuatro años, los Juegos Olímpicos nos proveen de una clase maestra  en vivo en cuanto a innovación, aspiración y logro humanos, liderazgo, planeación, tecnología, sustentabilidad,  manejo de recursos, gestión de talentos, gestión de crisis, manejo de marcas, mercadotecnia, logística, seguridad, política, planeación de eventos,  sistemas de información  y gobierno fiscal (por nombrar algunos). Aunque lidien con pandemias, boicots, amenazas terroristas o malestares geopolíticos o raciales, prometen un espectáculo y cumplen su promesa. Nadie - ni la organización, ni los atletas- se da por vencido, sin importar las circunstancias externas. Nunca. aún cuando un atleta sienta que ya no puede más, continúa creyendo que es posible la victoria y lo sigue dando todo de sí hasta el último momento... aunque desde las gradas de los estadios, esta vez nadie les aplauda.


2. No hay lugar para improvisaciones ni recién llegados:


Los atletas que llegan a ser parte de los Juegos, no son amateurs; tienen detrás años de duro esfuerzo que los han llevado a ser los mejores en su categoría pero no sólo a nivel local, sino mundial. Llegar a este nivel implica esfuerzo físico, inversión de tiempo, inversión en recursos que ayuden a optimizar la práctica, y en coaches que se aseguren de que el atleta siempre estará expandiendo los límites de lo posible.


3. Todo equipo ganador necesita un líder excelente


El líder es el responsable de establecer claras metas, alinear al equipo y motivarlo hacia lo que parece imposible, dado que la competencia en el escenario olímpico es tan feroz. El líder necesita ser flexible para cambiar la jugada cuando sea necesario adaptarse a nuevos escenarios, a mantener la energía del equipo en niveles altísimos, enfocada en la dirección correcta. Como el líder organizacional, el líder del equipo olímpico debe resolver problemas de forma inmediata para que el equipo sea capaz de vencer cualquier obstáculo que le impida obtener una medalla. Recordemos que en este caso, el objetivo no es sólo participar y hacer un buen papel, sino lograr el Oro.


4. La organización cuenta:


Enfrentémoslo, pocas cosas en la vida ofrecen la escala y atracción  globales de los Juegos Olímpicos. La mayoría de los CEOs pueden tan sólo soñar con dejar la huella, tener el glamour de marca  y la lealtad del mercado generada por las Olimpiadas. La logística ya era  una cuestión bastante complicada durante las primeras justas olímpicas cuando apenas abarcaban a los participantes de las ciudades-estado de la Grecia antigua. Compare esto con los Juegos Olímpicos actuales, que abarcan decenas de miles de participantes de virtualmente cada nación del planeta. Y como si esto no fuera ya complicado, añada ahora la complejidad añadida que trae consigo las medidas sanitarias necesarias para evitar la diseminación del covid.


Mientras que los Juegos Olímpicos están lejos de ser un cuerpo perfecto, o de sufrir crisis como la del despido del director de la inauguración en vísperas de la misma, tienen una estructura de organización que funciona. Desde el comité olímpico internacional hasta los comités olímpicos nacionales individuales, todos entienden sus roles, deberes, y responsabilidades. Aunque existen diferentes  filosofías,  ideologías, intereses económicos, y agendas políticas, existe no obstante una estructura global para apoyar la visión y la entrega del producto.


5. Sustentabilidad:


¿Cuánto tiempo ha existido su marca? Los Juegos Olímpicos han sobrevivido la prueba del tiempo y ofrecen un modelo para construir una organización sostenible. Tienen una misión y una visión, tienen un liderazgo en marcha para cumplir la visión, y tienen un plan de sucesión para asegurar el futuro. Han innovado, se han creado y recreado, han sobrevivido guerras mundiales, dificultades económicas, y ataques terroristas. En esta ocasión se tuvieron que posponer un año entero, y seguir adelante sin espectadores y sin la presencia de muchos atletas que no pudieron viajar.


Aunque el espíritu de los Juegos se mantiene intacto, en cada edición se perciben importantes adaptaciones e innovaciones que permiten que el evento siga siendo vigente y siga apelando a las nuevas generaciones de participantes y de espectadores. Se han convertido en una organización madura que continuará prosperando mientras avanzan hacia el futuro.



¿Cómo se viven estos temas en tu organización? ¿Qué lecciones pueden tú y tu equipo extraer juntos de las historias de los atletas que luchan por su medalla en esta ocasión? Me parecen temas interesantes que pueden dar paso a poderosas conversaciones. Y nada como detener por un momento el trajín del día a día para unir a tu equipo para apoyar a los equipos o atletas olímpicos de tu país. Son grandes ocasiones para integrarse y liberar un poco el estrés.



#leccionesdelasolimpiadasparalasempresas #Olimpiadas #quépuedenaprenderlasempresasdelasolimpiadas

17 vistas0 comentarios